Infusiones digestivas

Las molestias digestivas son unas de las más comunes, ya que en muchas ocasiones tendemos a dejarnos llevar por la tentación de comer y disfrutar un plato cargado de sabor sin fijarnos en el contenido de grasas, condimentos y azúcar. Para mejorar los síntomas asociados al proceso digestivo, como pesadez, acidez, gases, náuseas y vómitos, te recomendamos la ingesta de algunas infusiones digestivas cuyas plantas medicinales han demostrado ser muy eficaces para aliviar el malestar.

Infusiones para favorecer el proceso digestivo

La mayoría de los problemas estomacales o intestinales ocasionados por una comida pesada, descompuesta o muy condimentada, se pueden aliviar rápidamente mediante la ingesta de algunas infusiones digestivas de hierbas naturales, como las que te recomendamos a continuación.

Infusiones de anís

Muchas personas reconocen el anís como una hierba milagrosa, ya que funciona eficazmente para eliminar todos tus problemas intestinales, como la flatulencia, el dolor de estómago, etc. Las infusiones de anís son especialmente recomendadas si has abusado de tus comidas o has ingerido demasiada grasa o azúcar.

Esta hierba posee un sabor picante y te deja una sensación de frescor en la boca, sus propiedades desinflamatorias, te ayudan a recuperar la estabilidad intestinal.

Para preparar la infusión de anís con fines digestivos, solo tienes que agregar tres o cuatro estrellas en una taza de agua hirviendo, apagar el fuego, tapar y dejar que actúen sus propiedades de 7 a 10 minutos. Para mantener una buena salud digestiva, bebe una taza después de cada comida.

Infusiones de verbena

Un poco de infusión o té de verbena después de una comida, especialmente por la noche, es perfecta para ir a la cama y tener una digestión saludable, sin gases ni problemas estomacales, gracias a sus propiedades desinflamatorias y calmantes.

La planta de verbena actúa en todos los niveles. Solo necesitas infusionar algunas hojas de esta planta en una tetera por unos 10 minutos para obtener todos sus beneficios y disfrutar de una bebida de hierbas aromática. Una delicia especialmente durante el frio invierno.

Infusiones de jengibre

El jengibre es muy conocido por sus propiedades afrodisíacas en la cocina, pero también por sus beneficios para la salud digestiva e intestinal, gracias a sus ingredientes activos que estimulan el buen funcionamiento estomacal.

La infusión de jengibre ayuda a reducir la sensación de pesadez que experimentan muchas personas después de ingerir un alimento con grasas, salsas o mucha azúcar. Su acción curativa también te ayuda a eliminar la sensación de náuseas y vómitos.

Solo tienes que agregar un poco de jengibre en trozos o rallado en una olla con agua hirviendo, dejarlo reposar por unos 10 minutos y luego filtrar. Para suavizar su fuerte sabor puedes agregar un poco de limón y miel.

Infusiones de manzanilla para el estómago

La manzanilla es una de las plantas más reconocida por sus virtudes para aportar brillo y suavidad al cabello, pero también por sus capacidades medicinales con propiedades calmantes y desinflamatorias que actúan eficientemente contra los síntomas de una mala digestión.

Sus ingredientes activos  pueden ayudar a eliminar las náuseas y los vómitos; también reduce la inflamación del vientre, al eliminar los gases acumulados y promueve el movimiento intestinal. Adicionalmente, la infusión de manzanilla aporta un efecto sedante, ideal para tomar una taza en la noche, después de la cena y antes de ir a dormir.

Solo debes agregar una cucharadita de manzanilla a la tetera y dejar infusionar por 7 minutos, agregar miel para endulzar un poco y beber.

Infusiones de menta

Los problemas digestivos provocan muchos síntomas desagradables, desde mal sabor en la boca, estómago pesado, náuseas, vómitos, gases, etc.  Para disipar estos síntomas, te recomendamos preparar una infusión de menta y beber una taza unas tres veces al día, o después de una comida muy condimentada.

Esta planta tiene un efecto calmante, desinflamatorio y muy refrescante. Sus propiedades depurativas te permitirán purificar tu cuerpo de las toxinas acumuladas.

Para preparar una infusión de menta para la digestión, solo deberás infundir dos o tres hojas de frescas en una taza de agua hervida. Puedes agregar adicionalmente, miel y limón si lo deseas.

Infusiones de hinojo

Si sufres recurrentemente de espasmos estomacales y ardor gástrico, una infusión de hinojo para el estómago te ayudará a disminuir esos molestos síntomas.

La planta de hinojo tiene notables virtudes digestivas, es muy recomendada por herbolarios cuando se presentan problemas de gases, náuseas, vómitos, acidez, etc.

Las infusiones de hinojo preparadas con sus semillas tan fragantes te aportan una sensación de bienestar después de unos pocos sorbos, dejándote además, una sensación de frescor en la boca.

Para preparar la infusión de hinojo para el estómago, solo requieres de un manojo de hierba de hinojo para infusionar en una taza de agua hervida. Puedes beber caliente al cabo de 10 minutos de reposo.

Infusiones de alcachofa

Después de comer en exceso, es normal sentir gases, pesadez o acidez. Si quieres encontrar una mejoría rápida, piensa en las infusiones de alcachofa para mejorar la digestión. Las hojas de alcachofa las puedes encontrar en forma de polvo o en sobres, de igual forma conservan sus múltiples propiedades digestivas.

Una taza de infusión de alcachofa después de comer, facilita la eliminación de la bilis por el hígado y te ayuda a digerir mejor. Además, sus propiedades diuréticas y drenantes le permiten a tu cuerpo a eliminar toxinas.

Para preparar una decocción de alcachofa para tu digestión, solo tienes que poner a hervir un litro de agua y agregar unos 20 gramos de hoja de alcachofa, dejar actuar por unos 10 minutos y colar. Puedes tomar de una a dos tazas diarias de este brebaje, preferiblemente antes de cada comida.

Infusiones de hibisco para la digestión

Después de un plato bien cargado o condimentado, te recomendamos tomar una rica infusión de hibisco para evitar problemas digestivos como acidez, gases, pesadez, etc.

Las propiedades antioxidantes de la planta de hibisco, no solo aporta solución digestiva, sino que además sirven para tratar otras afecciones como: hipertensión arterial, diabetes, problemas hepáticos, calambres menstruales, depresión, ansiedad, exceso de peso, cáncer, etc.

Un té o infusión de hibisco te ayudará a digerir saludablemente todas tus comidas, especialmente en la noche para lograr dormir tranquilamente.

Vierte una cucharada de flores secas de hibisco en un vaso de agua hirviendo, deja actuar por unos 5 minutos, apaga el fuego, filtra, endulza con miel y agrega zumo de limón si lo deseas.

Infusiones con mate

Las propiedades de la hierba mate han sido reconocidas científicamente. Es una planta con un alto contenido de vitaminas, minerales y antioxidantes, los cuales aportan numerosos beneficios al organismo.

Una de sus funciones principales de esta planta es el poder digestivo, ya que favorece la producción de ácido gástrico y bilis para mejorar el proceso de digestión. Esta hierba también estimula el movimiento intestinal, lo que favorece una eliminación rápida de las heces para liberar toxinas y depurar el organismo.

Para preparar una infusión con hierba mate para la digestión solo tienes que poner a hervir la medida de una taza de agua y agregar una cucharada de mate cuando el agua esté a unos 85 grados, es decir, no debes dejar que haga ebullición. Apaga el fuego y deja infundir por unos 8 minutos. Puedes agregar miel, limón o cáscara de naranja para mejorar su sabor.

¿Sabías qué…? los problemas digestivos cuando se presentan con frecuencia pueden ser una señal de otros problemas graves de salud u otras patología como síndrome del intestino irritable, intolerancia a la lactosa, cálculo biliares, úlceras gástricas, cáncer, etc. Por esto, es recomendable, en la medida de lo posible, que lleves una dieta saludable y solo tener una comida pesada de forma eventual, pero no regular.