Té blanco

Té blanco infusión

Con sus características especiales, el té blanco conserva una excelente reputación para la salud. Se trata de un té raro de gran finura y prestigio, cuyo corto proceso de oxidación, elevan las propiedades curativas retenidas en sus hojas. Conoce más sobre el té blanco, una  mágica y deliciosa bebida digna de apreciar.

Conoce además los beneficios del té de rooibos

Origen y características del té blanco

El té blanco proviene de la planta Camellia Sínensis y se produce en varias provincias Chinas, especialmente en Fujian. Figura como uno de los tés más caros; una delicada variedad que no se somete a ninguna fermentación durante su elaboración. Se caracteriza especialmente por el color blanco plateado de sus hojas, que proviene principalmente de un tipo de plumas blancas que las cubren.

A pesar de que se clasifica en la familia del té no oxidado, presenta, de todos modos, una oxidación muy leve en la superficie de sus hojas, debido a una pequeña manipulación. Como resultado, las enzimas están presentes en las hojas.

Después de la infusión, el té blanco desprende un licor cristalino de color amarillo pálido y ofrece un sabor delicado, tierno y refrescante. El té blanco con toque de rosa, ofrece un sabor floral y dulce.

Propiedades y beneficios del té blanco

Té blanco propiedades

Propiedades del té blanco

Al no ser manipulado demasiado durante su elaboración, el té blanco aporta tres veces más polifenoles y flavonoides, así como otros elementos. Esta condición le atribuye efectos muy beneficiosos para el organismo.

1. El té blanco actúa contra el envejecimiento

Sus poderosos antioxidantes aumentan las defensas inmunes y neutralizan la actividad de los radicales libres responsables de la oxidación y, por lo tanto, del envejecimiento y la degradación de las células. También ayuda a reducir la apariencia de líneas de expresión y finas y arrugas de la piel.

2. Propiedades para adelgazar

Gracias a las sustancias naturales que regulan las grasas que se almacenan en el cuerpo y en la sangre, ayuda a bajar de peso.

3. Fortalece las articulaciones

Evita lesiones durante los entrenamientos deportivos o por alguna caída.

4. El té blanco favorece el sistema inmune

Gracias a la presencia de antioxidantes.

5. Analgésico y antipirético

Tiene un efecto analgésico sobre el dolor de muelas y ayuda a bajar la fiebre. El alto contenido de vitamina C y E facilita la lucha contra los resfriados.

6. Beneficia la salud bucal

Su riqueza en fluoruro ayuda a evitar la caries y elimina las placas.

7. Protege contra las enfermedades

La baja dosis de cafeína causa disminución del colesterol y la presión arterial, protege efectivamente contra el cáncer y la artritis reumatoide.

Composición del té blanco

El té blanco contiene varios polifenoles, una amplia familia de antioxidantes, los tres principales son: catequinas, teaflavinas y thearubigins.

Además proporciona vitaminas C, vitamina E y vitaminas del grupo B9.

En cuanto a los minerales, es rico en magnesio y potasio, así como en sodio, calcio y fósforo. También contiene una importante fuente de fibra.

Cómo preparar té blanco

Té blanco preparación

Preparación de té blanco

A diferencia del té verde o el té negro, la infusión del té blanco puede demorar hasta 5 minutos, pero es mejor dejar hasta 7 minutos, para liberar toda su frescura y sabores.

La cantidad de agua y té apropiada para preparar una infusión de té blanco es: una cucharadita de té blanco, por 15 cl de agua.

Después de hervir, el agua se debe dejar enfriar hasta 30 u 85 grados C. A una temperatura más alta, el té blanco puede perder sus propiedades antioxidantes.

Es bajo en teína. Por lo tanto, puede consumirse por la tarde o por la noche antes de dormir.

También te invitamos a conocer los beneficios del té oolong o azul

Contraindicaciones del té blanco

El té blanco no posee efectos secundarios importantes, gracias a su bajo contenido en cafeína. Sin embargo, es importante evitar poner leche en el té blanco, ya que el contenido de caseína provoca una disminución considerable en su acción para curar las enfermedades cardiovasculares.

El antioxidante flavonoides, impide la absorción de hierro de los alimentos.

Sólo se ha registrado información de contraindicaciones del té blanco en personas alérgicas a este tipo de té, propiamente.